jueves, 3 de septiembre de 2020

03/09 - Antimo, Obispo de Nicomedia


Tras la muerte de los 20.000 Mártires de Nicomedia, su Obispo Antimo huyó a cierto pueblo para cuidar al resto de su rebaño.

El Emperador Maximiano envió a hombres en busca de él; cuando lo encontraron, el Obispo les prometió que les llevaría a Antimo, pero primero los recibió como huéspedes, les dio de comer y solo después se reveló a ellos. Sorprendidos por su amabilidad, los soldados le prometieron que le dirían a Maximiano que no lo habían encontrado, pero Antimo los acompañó voluntariamente y, convirtiéndolos mediante sus admoniciones, los bautizó en el camino.

Antimo confesó valientemente su fe ante Maximiano y, tras terribles torturas, fue decapitado en el año 303 o 304.