viernes, 17 de abril de 2015

La alegría de la Resurrección. Celebraciones de Pascua de Mons. Timoteo en la Comunidad de Madrid

 
El Sábado de Pasión, día cargado de una profunda vivencia espiritual, Mons. Timoteo, obispo del Obispado Ortodoxo Rumano de España y Portugal, celebró la Divina Liturgia de San Basilio el Grande unida con las Vísperas en la Capilla Episcopal de Villalvilla (Madrid). Numerosos textos escriturísticos leídos en el contexto de esta Liturgia recordaron a los presentes las promesas hechas por Dios relativas al envío de un Salvador que entregaría su vida como precio por la redención de los pecados de todo el mundo.

El sábado por la noche, a las 22:00, Mons. Timoteo celebró los Maitines de Resurrección en la Catedral Episcopal de la Entrada de la Madre de Dios de Madrid. La Luz de la Resurrección fue compartida con los más de 4.500 fieles que participaron. En su homilía, Mons. Timoteo exhortó a los fieles a conservar en sus almas, mediante el cumplimiento de la Palabra de Dios, la luz del Espíritu Santo que cada uno de ellos recibió en el Bautismo, luz que ilumina el camino que lleva a la salvación.

A las 24:00, Mons. Timoteo celebró los Maitines de Resurrección seguidos de la Divina Liturgia de San Juan Crisóstomo en la Capilla Episcopal de Villalbilla. La alegría de la Resurrección fue sentida en las almas de todos los presentes, que recibieron de nuevo la fuerza interior para la lucha contra el pecado y las dificultades de la vida.
 
El domingo de Santa Pascua, en la "Segunda Resurrección", Mons. Timoteo celebró en la Capilla Episcopal de Villalbilla rodeado de una sinaxis de sacerdotes. En el contexto de esta Liturgia, el Santo Evangelio fue leído en 12 idiomas: rumano, castellano, catalán, portugués, francés, alemán, italiano, eslavo, griego, latín, inglés y magiar.
 
El lunes, día después de Pascua, Mons. Timoteo, rodeado de una sinaxis de sacerdotes, volvió a celebrar la Divina Liturgia en la Capilla Episcopal de Villalbilla. Al final, el Jerarca pronunció una breve homilía en la que les recordó a los presentes que Cristo es el Camino por el cual, si transitamos, llegamos a conocer que Él es el también la Verdad que nos da la vida eterna.
 
 
Fuente: Obispado Ortodoxo Rumano de España y Portugal (Patriarcado Rumano)
Traducción del rumano: Ortodoxia Digital