martes, 25 de noviembre de 2014

Fiesta patronal de la parroquia ortodoxa rumana de Coslada (Comunidad de Madrid)


Como cada año, el pasado 9 de noviembre la comunidad ortodoxa de Coslada celebró a su patrón, el Santo Jerarca Nectario el Taumaturgo.

Con la bendición de Mons. Timoteo, este año tuvimos la alegría y el honor de recibir entre nosotros al querido P. David Pristavu, servidor del Patriarcado Rumano en Tierra Santa desde hace más de 24 años, y al P. Archimandrita Nikódimos Kabarnós de Grecia. Gran alegría espiritual y momentos litúrgicos especiales que siempre recordaremos con emoción.

El programa de las fiestas patronales empezó el domingo 2 de noviembre de 2014, cuando se celebró la Paráclesis de San Nectario, se impartió la catequesis "La vida de familia: ¿alegría, dolor o diversión?" y se proyectó la película "Los Santos Mártires de la Familia Brâncoveanu. Su vida, su sacrificio y su veneración" realizada por Trinitas TV, que contiene una sucesión de tres documentales: 1-La época del Príncipe Constantin Brâncoveanu: hombre de Estado, mecenas cultural y mártir de la Fe; 2-La procesión de 1934 con los huesos del Príncipe entre la catedral Patriarcal y la Iglesia de San Jorge el Nuevo (película de archivo); 3-La peregrinación del 21 de mayo de 2014 organizada a iniciativa y con la bendición de S.B. Daniel, Patriarca de Rumanía, con las santas reliquias del Príncipe mártir, siguiendo las huellas de la procesión de 1934.

El día de la fiesta patronal, tras el oficio de vigilia, en la Divina Liturgia, muchos fieles recibieron la comunión y participaron en un momento espiritual preparado por el P. Nikódimos Kabarnós, que consistió en la interpretación de unos cánticos específicos de la fiesta y los oficios de Vísperas y Maitines.

Varios cientos de paquetes con alimentos fueron preparados con amor por las señoras del Comité Parroquial y ofrecidos a los presentes. El día siguió con un ágape en el que participaron las personas que habían organizado la fiesta.

A mediados del mes de octubre de 2014, los miembros de la parroquia recogieron y enviaron más de 1.000 kg. de alimentos y 50 cartapacios nuevos con objetos de primera necesidad para los niños de los asentamientos de Valea Plopului (Rumanía).

Damos las gracias a los distinguidos invitados, que embellecieron con su presencia, sus oraciones y sus palabras la fiesta patronal de nuestra parroquia.

De todo corazón la Sra. Presbítera y yo damos las gracias a todos los fieles que han hecho posible con su esfuerzo personal que todos los actos previstos se hayan cumplido a la perfección.

Damos las gracias al coro, a los Sres. George Bucurică y Dumitru Toma, que embellecieron de manera maravillosa la Liturgia dominical.

Os abrazamos a todos y nos plegamos llenos de agradecimiento ante el amor que habéis mostrado.

En la Divina Litiurgia, en la homilía, el Párroco dijo: "¿Qué hace al hombre santo? No son los milagros, ni los hechos fuera de lo común, sino la fidelidad a la hora de cumplir la voluntad de Dios con alegría. La santidad es la voluntad de hacer el bien con alegría y con constancia a pesar de todas las dificultades interiores y exteriores, confiando en Dios que conoce nuestra debilidad y puede hacer con ella cosas grandes.

Los Santos fueron como nosotros, vivieron entre nosotros, tenían inclinaciones y pasiones como las nuestras, trabajaron como nosotros, sufrieron como nosotros, murieron entre nosotros, pero en la tierra buscaron hacer la voluntad de Dios y llevar a su madurez al hombre nuevo nacido en el Bautismo. Nosotros los felicitamos y los besamos. Hubo un tiempo en que los modelos a imitar y aquellos que todos reconocían eran los santos: a ellos se miraba para aprender a vivir, ya que, por su justicia, eran consideradas personas verdaderamente realizadas y, por eso mismo, que había que imitar sin duda alguna. El mundo necesita modelos hermosos, correctos, modelos a seguir… Los modelos verdaderos de vida siguen siendo los santos… La fiesta de hoy nos recuerda que tenemos que volvernos a los Santos, que tenemos que volvernos a los verdaderos modelos; a los modelos que levantan al hombre y lo ayudan a sacar a la luz lo mejor que hay en ellos.

Alguien dijo una vez: '¡No os quejéis si veis que en la Iglesia de hoy hay pocos santos; más bien tomad nota y… ¡haceos santos vosotros! Por mucho que gritéis que hay oscuridad no se va a encender una luz. Si queréis vencer a la oscuridad, encended una luz… Dejaos encender por la Luz única: Jesucristo. ¡Haceos santos!'".


Fuente: Obispado Ortodoxo Rumano de España y Portugal (Patriarcado Rumano)
Traducción del rumano: Ortodoxia Digital