jueves, 30 de julio de 2020

30/07 - Silas, Silvano, Crescente, Epéneto y Andrónico los Apóstoles de los 70


San Silas era compañero y colaborador del Apóstol Pablo: «Pablo, eligiendo como compañero a Silas, [...] partió y fue recorriendo Siria y Cilicia, confirmando a las iglesias» (Hch 15,40-41). Más tarde se convirtió en Obispo de Corinto y reposó en paz.

San Silvano se hizo Obispo de Tesalónica, y también reposó en paz.

San Crescente, a quien San Pablo menciona en su Segunda Epístola a Timoteo (4,10), se convirtió en Obispo de Calcedonia y atrajo a muchos a la Fe.

En cuanto a aquel a quien el Apóstol de los Gentiles alaba como «mi querido Epéneto, primicias de Asia para Cristo» (Rm 16,5), se hizo Obispo de Cartago y, tras soportar muchas aflicciones por parte de los idólatras y atraer a muchos de ellos a Cristo, partió con el Señor.