miércoles, 22 de julio de 2020

22/07 - Marcela, la Partenomártir de Quío


Santa Marcela nació en el siglo XIV en la isla de Quío y era hija del alcalde de su localidad. Fue criada en la Fe cristiana por padres piadosos, pero perdió a su madre a una edad temprana. Esto fue especialmente duro para su padre, que cayó en una profunda depresión.

La joven Marcela estaba entregada a Cristo y luchó para preservar su virginidad, venciendo numerosas tentaciones del Diablo. Viendo que no conseguía nada de ella, el Malvado dirigió su atención a su padre y lo inflamó con una lascivia antinatural hacia su propia hija.

Un día, el padre de Marcela le declaró su deseo por ella, y esta huyó estallando en lágrimas y llena de espanto. Llegando al borde del agua y no teniendo adónde escapar, una roca se abrió para que ella entrara, de modo que la parte inferior de su cuerpo quedara cubierta. Cuando su padre llegó adonde ella se encontraba, se enfureció al comprobar que no podría dar rienda suelta a su deseo y la decapitó allí mismo. Esta roca milagrosa se puede contemplar aún hoy en la iglesia de la isla de Quío dedicada a Santa Marcela, y se dice que de ella brota un agua capaz de curar enfermedades.