martes, 2 de junio de 2020

02/06 - Nicéforo el Confesor, Patriarca de Constantinopla


San Nicéforo nació en Constantinopla hacia el año 758 de padres piadosos; su padre, Teodoro, había sufrido el exilio y tribulaciones a causa de los santos iconos durante el reinado de Constantino Coprónimo (741-775).

Nicéforo servía en el palacio imperial como secretario. Más tarde emprendió la vida monástica y se ejercitó en el ascetismo no lejos de la ciudad imperial; también fundó monasterios en la orilla oriental del Bósforo, entre ellos uno dedicado al Gran Mártir Teodoro.

Tras el reposo del santo Patriarca Tarasio, fue elegido Patriarca el 12 de abril de 806, y en esta calidad encabezó la resistencia ortodoxa a la guerra de los iconoclastas contra la piedad, que fue instigada por León el Armenio. 

Debido a que Nicéforo era el campeón de la veneración de los iconos, León lo depuso de su trono el 13 de marzo de 815, y lo exilió de un lugar a otro hasta llegar al Monasterio de San Teodoro, que él mismo había fundado; allí, tras haber glorificado a Dios durante nueve años como Patriarca y trece como exiliado, atormentado y afligido, entregó su inocente alma en 828, hacia la edad de setenta años.

Ver también el 8 de marzo.