domingo, 27 de septiembre de 2015

27/09 (10/10) - Santo Jerarca Antimo de Iberia


El Santo Jerarca Mártir Antimo nació en Iberia (hoy Georgia) en 1650, pero su actividad pastoral la realizó en la Tierra Rumana. Fue, durante su vida, hégumeno del monasterio de Snagov, obispo de Valcea y metropolitano de la Tierra Rumana. Al mismo tiempo fue un gran intelectual: tipógrafo, grabador, teólogo y autor de un libro de Sermones (una colección para todo el año). Ante las insistencias del Imperio Otomano fue exiliado en 1716.  Obtuvo la palma del martirio durante su camino hacia el exilio.

Vida

Nació en Iberia, la Georgia actual, en 1650. Desde su juventud fue tomado cautivo por los turcos y llevado a Constantinopla. Después de ser liberado vivió alrededor del Patriarcado Ecuménico, donde aprendió la escultura en madera, caligrafía, pintura y bordado, pero también  las idiomas siguientes: griego, árabe y turco. Allá fue tonsurado monje, recibiendo el nombre de Antimo, y después de un tiempo fue ordenado hieromonje.

En 1689 fue llevado por el voivoda Constantino Brâncoveanu a la Tierra Rumana. Aquí aprendió la lengua rumana y eslavo y el arte de la impresión. En 1691 recibió el cargo de responsable de la tipografía imperial de Bucarest, en la cual fueron impresos muchísimos libros de culto y seculares.

En 1696 se convirtió en hégumeno del Monasterio de Snagov, adonde la imprenta real de Bucarest. Allá imprimió 15 libros: 7 en griego, 5 en rumano, 1 en eslavo y 2 bilingües (eslavo-rumano y griego-árabe; el Misal griego-árabe fue el primer libro impreso en el mundo con caracteres árabes, en 1701). Entre 1701 y 1705 hizo otros  15 libros más.

El 16 de marzo de 1705 fue elegido obispo de Valcea. Pero este cargo no lo hizo abandonar su pasión por la imprenta, por lo cual en el monasterio de Govora editó otros 9 libros más, también en ediciones bilingües.

El 28 de enero fue elegido Metropolitano de Húngaro-Valaquia (Ungrovlahia), la actual Tierra Rumana, siendo instalado en la sede metropolitana de Bucarest el 22 de febrero. Instaló otra imprenta en Targoviste, donde se escribieron 18 libros (11 rumanos, 5 griegos, 1 eslavo-rumano y 1 eslavo-rumano-griego).

Su papel dentro de la cultura rumana destacó sin precedentes hasta esa época. Además de su cargo de metropolita fue también tipógrafo, redactor, editor y creador de términos cultos para la Iglesia.

Se considera que el Santo Jerarca Antimo fue uno de los grandes tipógrafos de la Época Medieval. Su gran labor fue la de introducir la lengua rumana en de los oficios eclesiásticos (que hasta entonces se habían celebrado en eslavo).

Además de sus libros más destacados, unos 63 impresos, dejó algunos manuscritos:

1. Figuras destacadas del Antiguo Testamento y del Nuevo (503 retratos de los personajes más importantes).

2. Su gran obra omlilética "Dihadiile", que está formada por 28 sermones para diferentes fiestas y 7 discursos.

El Santo Jerarca fue fundador del monasterio cuya fiesta patronal se celebra el Domingo de todos los Santos en Bucarest, hoy Monasterio de San Antimo, que edificó entre 1713 y 1715 y embellecido con adornos muy grandiosos.

Siendo uno de los defensores más enérgico de los derechos de la Iglesia y del pueblo rumano, debido a su actitud frente al Imperio Otomano, que estaba en su contra, en el otoño de 1716 fue depuesto de su sede, encerrado, rebajado al estado laical por el Patriarca Ecuménico y condenado al exilio toda su vida en el monasterio de Santa Catalina del Monte Sinaí. Durante el camino al exilio fue asesinado por los soldados turcos y su cuerpo tirado al río Marita, en las cercanías de Adrianópolis.

Unos años después su martirio, el Patriarcado Ecuménico retiró su nefasta expulsión de de la Iglesia, y recibió 'post mortem' el título de Metropolitano canónico.

En 1992, por decisión del Santo Sínodo de la Iglesia Ortodoxa Rumana, fue proclamado Santo. Su conmemoración es el 27 de septiembre.

Tropario, tono tercero

Santo Padre Jerarca Antimo, con dignidad ordenaste pastores y educadores para tu rebaño y con sabiduría les enseñaste el camino. La vida la pusiste a la pies de los creyentes, y recibiste del Cristo con alegría la palma del martirio; ruégale a Él, Santo Padre Antimo, que tenga misericordia para los que con humildad te alaban a ti. 

Contaquio, tono tercero

Maestro de la verdadera fe y del buen camino que alaba a Dios, Padre Jerarca Antimo, como bendición de los jerarcas de la Tierra Rumana, ejemplo de los estudiosos y dulce predicador te mostraste. Como testigo de la buena lucha y de la verdadera fe mostraste, con vestimentas de martirio te vestiste y el Reino de Dios ganaste. Por lo cual, juntos cantamos diciendo: Alégrate, Santo Padre Antimo. Amén.


Traducción del rumano: Elena Rățulea
Adaptación: Ortodoxia Digital