domingo, 15 de febrero de 2015

Mons. Timoteo celebró la Divina Liturgia pontifical en Alcalá del Júcar (Albacete, Castilla-La Mancha)


El 8 de febrero de 2015 fue un día de gran alegría espiritual en la Parroquia de la Santa Cruz de Alcalá del Júcar, ya que se encontró entre nosotros Mons. Timoteo, obispo del Obispado Ortodoxo Rumano de España y Portugal.

Aunque en el exterior hacía 4 grados bajo cero, el frío no impidió que los fieles se reunieran y llenaran la iglesia. La presencia de Mons. Timoteo se ha debido a la invitación cursada por el párroco, el P. Gheorghe Edu, que en esta fecha ha cumplido la edad de 60 años y 20 como servidor del Santo Altar.

La alegría de participar en la Divina Liturgia pontifical se podía leer en los rostros de todos los presentes. En esta atmósfera bendecida, Mons. Timoteo pronunció una larga homilía acerca del Domingo del Hijo Pródigo. En este contexto, nuestro Jerarca acentuó la necesidad de volver a los valores cristianos auténticos en un mundo -el nuestro- en el que se anima al extrañamiento y a la disipación por caminos ajenos a los de la vida espiritual. La Confesión es el momento en el que volvemos en sí y el punto de regreso al buen camino, el que lleva al Padre celestial, que nos espera con los brazos abiertos.

Todos los presentes, con total seguridad, volvieron a casa más enderezados e inclinados a las cosas espirituales. La jornada concluyó con un ágape fraterno.

Damos las gracias de todo corazón a Mons. Timoteo por el honor de venir a nuestra parroquia y de estar a nuestro lado.

¡Gloria a Dios por todo!

P. Gheorghe Edu


Fuente: Obispado Ortodoxo Rumano de España y Portugal (Patriarcado Rumano)
Traducción del rumano: Ortodoxia Digital