martes, 4 de noviembre de 2014

Consagración de la iglesia ortodoxa de Torrente (Valencia, Comunidad Valenciana)

 
El domingo 2 de noviembre de 2014 la parroquia ortodoxa rumana de Torrente se vistió de gala con ocasión de la consagración de su templo parroquial. El oficio de consecratorio fue celebrado por Mons. Timoteo, obispo del Obispado Ortodoxo Rumano de España y Portugal, rodeado de una sinaxis de sacerdotes y diáconos -el P. Besarión Pașca, del Monasterio de Florești (Cluj, Rumanía); el P. Teofil Popescu, anciano del Monasterio de Cheile Turzii (Cluj); el P. Dorin Sas, consejero eparquial y párroco de Valdemoro (Comunidad de Madrid); el P. Hilarión Mâța, de la parroquia de Hârja (Rumanía); el P. Juan de Schit Orășeni (Botoșani, Rumanía); el P. Subdiácono Gabriel Boga, del Monasterio de Vilaller (Lérida, Cataluña)- y otros sacerdotes del Arciprestazgo junto con sus fieles.

A las 09:00 dio comienzo el oficio de consagración, que estuvo acompañado de una serie de explicaciones de cada una de sus partes. Luego se leyó el Decreto correspondiente y se celebró la Divina Liturgia pontifical, en la cual, tras la lectura de la perícopa evangélica, Mons. Timoteo pronunció una homilía animando a los fieles a permanecer cerca de la parroquia y a seguir adelante con las obras y ayudando al párroco.

Al final, teniendo en cuenta los esfuerzos realizados por los fieles y el párroco para embellecer el lugar de culto y las inestimables actividades socio-culturales llevadas a cabo, Mons. Timoteo le concedió al P. Vasile Pop el título de Ecónomo, y a los miembros del Consejo y del Comité Parroquial les entregó unos diplomas acreditativos como recompensa por el sacrificio realizado en tan corto espacio de tiempo para acondicionar el templo con todos los elementos necesarios para el culto.

En este día maravilloso y de gran significación espiritual para nuestra parroquia participaron en el oficio de consagración más de 600 fieles de las parroquias de los alrededores -muchos de los cuales recibieron la Santa Comunión en la Liturgia-, que asimismo veneraron el epitraquelio de San Efrén el Nuevo, traído desde Grecia.

Por todas estas bendiciones damos gracias al Buen Dios y a San Efrén el Nuevo, que se ha dignado aceptar nuestra parroquia como lugar de culto y de crecimiento espiritual para los fieles.


Fuente: Obispado Ortodoxo Rumano de España y Portugal (Patriarcado Rumano)
Traducción del rumano: Ortodoxia Digital