jueves, 23 de octubre de 2014

Un arquitecto valenciano reconstruirá la iglesia ortodoxa de Nueva York (Estados Unidos) destruida el 11-S


El arquitecto valenciano Santiago Calatrava reconstruirá la iglesia ortodoxa griega que fue destruida en los atentados del 11 de septiembre y que estaba situada junto a las Torres Gemelas de Nueva York, que dará la forma al diseño que se prevé que esté terminado a finales de 2016 o a principios de 2017, según informa el propio Calatrava en un comunicado a los medios y que confirma que el proyecto fue “bendecido el pasado sábado en una ceremonia religiosa presidida por autoridades de la Gran Manzana”. Allí, el ingeniero y arquitecto Santiago Calatrava aseguró que: “Cuando me enfrenté al diseño de esta iglesia me inspiré en Santa Sofía, que para mí es el paradigma de las iglesias ortodoxas”. Según declaró Calatrava en el acto que tuvo lugar con motivo de la ceremonia religiosa para la bendición del suelo donde se reconstruirá la emblemática iglesia ortodoxa de San Nicolás, en el World Trade Center de Nueva York: “una vez construido, este edificio será una casa donde rezar, así como la casa de la paz, el amor y la reconciliación”.

La iglesia brillará en la oscuridad gracias a su estructura construida en mármol blanco y a un sistema de iluminación que utilizara bombillas led. El templo tendrá formas inspiradas en la iconografía bizantina y sustituirá a la iglesia de cuatro plantas construida a principios del siglo XX por emigrantes procedentes de Grecia que fue destruida por los atentados. Esta es la segunda obra de Calatrava en una de las zonas en reconstrucción más emblemáticas del mundo, ya que el arquitecto hispano-suizo es el autor de la nueva estación de tren del World Trade Center que se inaugurará próximamente. Arquitecto, artista e ingeniero, Santiago Calatrava nació en 1951 en Benimàmet (Valencia). Licenciado en Arquitectura  en la especialidad de Urbanismo por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Valencia. En 1975 prosigue sus estudios de postgrado en Ingeniería Civil en el ETH (Instituto Federal de Tecnología) en Zúrich, doctorándose en la especialidad de Ciencias Técnicas con la tesis sobre la “plegabilidad” de las estructuras.

En 1981 abre su primera oficina en Zúrich  y dos años después obtiene su primera licitación para el diseño y la construcción de la estación de ferrocarriles Stadelhofen. En 1984, Santiago Calatrava fue elegido para diseñar y construir el Puente Bach de Roda, en Barcelona. Este proyecto constituye su primer trabajo en el diseño de un puente y supuso, también, el inicio de la proyección internacional de Calatrava. En 1991, se adjudicó en concurso público el diseño del importante complejo cultural y urbano de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia que, actualmente, es uno de los complejos culturales con mayor atracción turística de España. En 2004, abre oficina de Nueva York, diez años después del primer edificio de Calatrava en Estados Unidos: la ampliación de del Museo de Artes de Milwaukee. En Estados Unidos lleva a cabo importantes proyectos como la terminal de transportes del World Trade Center en Nueva York, el primer edificio del nuevo campus de la Universidad Politécnica de Florida y la Iglesia Greco- Ortodoxa de San Nicolás en el World Trade Center de Nueva York, entre otros.

Desde el cambio de siglo, Santiago Calatrava ha trabajado en numerosos proyectos en Argentina, Bélgica, España, Estados Unidos, Grecia, Holanda, Inglaterra, Israel, Irlanda, Suiza y Noruega. En la actualidad está desarrollando proyectos, ya sea en su fase de diseño o de construcción, en: Bélgica, Brasil, Catar, China, Estados Unidos e Italia. Santiago Calatrava ha recibido numerosos premios y reconocimientos de instituciones y organizaciones de prestigio internacional como el Premio Príncipe de Asturias de las Artes (1999), el Premio Nacional de Arquitectura (2005) y la Medalla de Oro de la Institución de Ingenieros Estructurales (1992). Es premio UIA Auguste Perret (1987).  En 1993, fue nominado como “Líder Global del Mañana” por el Foro Económico Mundial en Davos, Suiza y, en 2002, recibió el Premio “Sir Misha Black Medal” de la Real Academia de las Artes de Londres. En 2005, fue seleccionado como uno de los cien ciudadanos más influyentes por la prestigiosa revista Times, el mismo años que recibió la Medalla de Oro del Instituto Americano de Arquitectos (AIA).  A nivel académico, hasta la fecha ha sido galardonado con más de 20 doctorados Honoris Causa de las más prestigiosas universidades del mundo.


Fuente: www.ahoravalencia.es