viernes, 3 de octubre de 2014

La comunidad ortodoxa rumana de Lérida (Cataluña) adquiere el edificio de la antigua comisaría



La comunidad ortodoxa rumana de Lleida ha adquirido por 480.000 euros la antigua comisaría de la Policía Nacional en la capital del Segrià, situada en el paseo de Ronda, para ubicar su iglesia. El espacio, hasta ahora propiedad del Incasòl, permitirá a la comunidad, que actualmente utiliza un espacio cedido a la parroquia del Carme, poder disponer de una iglesia propia donde poder acoger a los 1.200 fieles que esta confesión tiene en Lleida. El padre Daniel Simón, sacerdote de la Parroquia ortodoxa rumana Naixement de Sant Joan Baptista de Lleida, y Isidre Gavín, miembro del consejo de administración del Incasòl, han formalizado este viernes la escritura de compraventa del edificio donde se ubicará la iglesia.

Esta mañana se ha llevado a cabo la firma de la escritura de compraventa del edificio de la antigua comisaría de la policía del Estado en Lleida, hasta ahora propiedad del Incasòl, donde la comunidad ortodoxa rumana de la ciudad ubicará su iglesia. La firma ha ido a cargo del padre Daniel Simón, sacerdote de la Parroquia ortodoxa rumana Naixement de Sant Joan Baptista de Lleida, y de Isidre Gavín, en representación del Incasòl. El acto también ha contado con la presencia del director general de Afers Religiosos, Enric Vendrell.

El padre Daniel Simón ha destacado que hoy se ha hecho realidad "un sueño" que permite a la comunidad poder disponer de un templo de culto propio en Lleida. Asimismo, también ha calificado la jornada de "día histórico" teniendo en cuenta que en la antigua Ilerda, en concreto en el río Segre, murió la responsable de pedir la cabeza de San Juan Bautista, Salomé, según recogen los escritos de la iglesia ortodoxa rumana así como los de la Iglesia Católica, tal como ha recordado Simón.

La comunidad ortodoxa rumana de Lleida ha ido creciendo a raíz de los movimientos migratorios de las últimas décadas. Actualmente reúne unos 1.200 fieles que celebran el culto en un espacio cedido a la iglesia del Carme de la ciudad. Simón no se ha atrevido a fijar un calendario para que los fieles puedan estrenar el nuevo templo de culto, que se convertirá en la segunda iglesia de propiedad que la comunidad ortodoxa rumana tiene en Catalunya, tras la que está construyendo en Barcelona.

A raíz del acuerdo, la comunidad ortodoxa rumana abonará al Incasòl 480.000 euros por el inmueble, que la comunidad pagará a plazos durante 12 años. Sin embargo, la comunidad tendrá que invertir unos 100.000 euros más para adecuar el edificio, dado el estado de degradación que presenta el interior. La comunidad ortodoxa rumana de Lleida prevé poder asumir la inversión de la compra del edificio y de las obras a partir de donaciones de fieles, según ha explicado el padre Daniel Simón. De momento, ya llevan recogidos unos 48.000 euros.

Por su parte, Isidre Gavín ha valorado positivamente el acuerdo ya que se trata de un edificio "en desuso" situado en medio de Lleida y que, de este modo, permite que un colectivo "muy arraigado" en la ciudad y en la demarcación pueda disponer de una sede física donde llevar a cabo sus celebraciones religiosas.

El edificio, situado la paseo de Ronda de Lleida y hasta ahora propiedad del Incasòl, acogió entre los años 1982 y 2008 la comisaría de la Policía Nacional en la capital del Segrià. El inmueble dispone de 1.533 metros cuadrados de superficie construida distribuidos en tres plantas (sótano, planta baja y primera planta).


Fuente: La Vanguardia