martes, 9 de septiembre de 2014

Palabras del P. Arcipreste Osios Ferrer acerca de la nueva parroquia ortodoxa rusa de Zaragoza (Aragón)


Con el buen sabor que queda de la fundación, establecimiento y creación de la IGLESIA ORTODOXA RUSA en la monumental, bella e histórica ciudad de Zaragoza, pasaremos a exponer unas pinceladas de nuestras características, particularidades y proyectos.

Es evidente que nuestra parroquia en Zaragoza ya es multiétnica: hay españoles, rusos, ucranianos, serbios… Es por lo que es muy razonable que al menos el LENGUAJE LITÚRGICO sea bilingüe, ESPAÑOL-RUSO (eslavón-ruso antiguo), pues a nadie se puede excluir, si no mas bien que todos se sientan acogidos. Lo mismo sucede con el HECHO CULTURAL: debemos promocionar la cultura (relacionada con la Tradición Ortodoxa) de las distintas personas que componen la Comunidad parroquial.

La parroquia debe ser ESPAÑOLA y RUSA. Española, porque está establecida en el REINO DE ESPAÑA, enraizada en su cultura y larga trayectoria cultural y religiosa del primer milenio de la Iglesia Indivisa. También RUSA, pues estamos bajo el OMOFORIO (protección canónica) del Patriarcado de Moscú y Toda Rusia, siguiendo su Calendario juliano, celebrando sus Festividades y sus santas TRADICIONES.

El objetivo de LA PARROQUIA, debe de ser fundamentalmente espiritual: práctica de la Oración Litúrgica Comunitaria, proclamación del Santo Evangelio, administración de los Sacramentos, siendo el Eje Central de la Vida parroquial la EUCARISTÍA, es decir, la recepción del CUERPO Y SANGRE DE CRISTO.

La parroquia deberá además en centrarse en el AMOR AL PRÓJIMO, ayuda a los necesitados, inmigrantes, marginados, etc., pues el núcleo del Evangelio es AMOR A DIOS Y A NUESTROS SEMEJANTES.

Continuaremos…


Fuente: P. Arcipreste Osios Ferrer, párroco de Zaragoza