viernes, 1 de agosto de 2014

Los cristianos ortodoxos y otras confesiones en la "Costa de Babel" de Andalucía


Aunque la población española es en su inmensa mayoría católica, la Costa del Sol se dibuja como una Torre de Babel trazada en horizontal sobre el mapa de su litoral. La Asociación Unesco para el Diálogo Interreligioso e Intercultural ya cifró en el año 2007 en 200.000 el número de residentes que profesaban otros credos distintos del católico en toda la provincia. Estos datos hay que relativizarlos, ya que no se encuentran actualizados, pero sí sirven como indicador de una realidad: a lo largo de toda la costa malagueña conviven diferentes religiones y culturas.

El auge del turismo residencial durante las últimas décadas fue el principal desencadenante de este fenómeno. Las comunidades de religiones como el protestantismo, con sus distintas iglesias, reúnen en torno a los 100.000 adeptos en la provincia, y están muy localizadas en la zona costera. Los nuevos evangélicos, en su mayoría alemanes y argentinos; los bautistas y los ortodoxos son las tres grupos que componen esta rama del cristianismo con presencia en la Costa del Sol con raíces europeas, aunque en la actualidad sea Estados Unidos el país con más correligionarios.

El crecimiento de residentes rusos en la Costa del Sol, una comunidad que supera los 30.000 habitantes, ha impulsado el número de ortodoxos practicantes en el litoral. En San Pedro Alcántara existe un espacio que alberga una iglesia ortodoxa a la espera de construir un templo oficial según los cánones tradicionales, con nave de gran altura y cúpula dorada de estilo bizantino. Las misas se celebran en un local alquilado para cumplir con las necesidades de la población ortodoxa; cada domingo reúne una media de 120 fieles. Las fiestas más importantes son la Pascua y la Navidad, festividades que multiplican el número participantes en las celebraciones.

Al ser la Costa del Sol un destino turístico de primer orden, las estaciones hacen oscilar el número de fieles de cada comunidad de esta particular Torre de Babel. En verano, con la llegada del creciente visitante ruso, la iglesia ortodoxa de San Pedro Alcántara aumenta sustancialmente el cupo de devotos que acuden a las misas. Esta particularidad es extensible al resto de confesiones, aunque existan algunas más asentadas, como la protestante, la musulmana y la judía, que representa la cuarta confesión en número de creyentes de la provincia de Málaga. Las sinagogas de Marbella, Torremolinos y de la capital albergan los ritos judíos, una comunidad también en ascenso en la provincia.

Diversidad

Junto a estas confesiones, cabe destacar algunas con una presencia testimonial a nivel estatal, como los centros de la Iglesia Evangelista, de los Testigos de Jehová y de la Iglesia Anglicana, que se reparten por toda la comarca del Guadalhorce y la Costa del Sol, principalmente. Por otro lado, en Fuengirola se ubica una iglesia episcopal, otra presbiteriana e iglesias danesa y escandinava; en Mijas, un templo hinduista y una iglesia ortodoxa frecuentada por rumanos y búlgaros y, en Málaga, una iglesia episcopal, así como una iglesia de Jesucristo de los Últimos Días, entre otros.

El Observatorio de Pluralismo Religioso dependiente del Ministerio de Justicia de España hizo públicos el pasado mes de junio la actualización del registro de los lugares de culto. En la distribución de las religiones minoritarias, destaban los templos protestantes, que representan casi el 60 por ciento del total, seguidos de los musulmanes, con un 22 por ciento. Los lugares de culto de ortodoxos, budistas y mormones representan apenas el 2,8 por ciento, el 2,2 por ciento y el 1,8 por ciento respectivamente. Los datos confirman la pluralidad de distintas confesiones que conviven en un país donde la Costa del Sol, gracias al movimiento poblacional del turismo, sirve como paradigma del contacto y la convivencia de culturas y religiones.

Alejandro Díaz


Fuente: SUR