jueves, 15 de mayo de 2014

La Iglesia Ortodoxa Rumana, símbolo de la multiculturalidad de Getafe (Madrid)


La comunidad rumana suma más de 2.500 personas en el municipio de Getafe, la mayoría de ellas fieles a la Iglesia ortodoxa. Esta religión es la segunda más numerosa del mundo, tras la católica, sumando más de 225 millones de fieles en todo el mundo. Cristian Mihail es desde hace 3 años el párroco de la Iglesia Ortodoxa de Getafe, a la que cada domingo acuden unos 70 feligreses.

Cristian comenzó como sacerdote en Transilvania donde vivió durante 8 años, antes de trasladar su vida a España. Está casado y tiene dos hijos, característica que, comenta, “asombra a la mayoría de los españoles”, acostumbrados a curas que mantienen voto de castidad. Considera su matrimonio como algo muy importante para entender las situaciones y los problemas a los que se enfrentan las familias. Asegura que antes de ubicarse en nuestro país no conocía el idioma, aunque dominaba el inglés y el francés.

El párroco explicaba que “el sentido de la Iglesia es principalmente que los niños conserven sus raíces e idioma”. Comentaba que muchos de los hijos de rumanos que viven en la localidad han nacido en España y su lengua principal es el castellano, que usan para jugar y en el colegio. Es muy importante para ellos que las nuevas generaciones, aunque sean españolas, tengan presentes sus orígenes y sigan transmitiéndolos. 

Mihail agradece lo abierta que se muestra la sociedad española con otras culturas. Sus compatriotas mantienen muy buenas relaciones con el Ayuntamiento de la ciudad sureña, que les permitió por tercer año, celebrar la Pascua en el Polideportivo Municipal Juan de la Cierva, al que acudieron unas 1.000 personas, de origen ruso, rumano, búlgaro y de Europa del Este. Han establecido un estupendo trato tanto con los sacerdotes cristianos con los que comparten calle como con el Obispado. Puntualiza que “Getafe es un buen ejemplo de armonía entre todas las nacionalidades”.

La comunidad rumana, según el sacerdote, necesita transmitir y mantener sus costumbres. Por ello, ha pedido al Consistorio de Getafe una parcela para construir una Casa de Cultura Rumana y una nueva Iglesia en la que haya más espacio. Hace hincapié en la multiculturalidad de España, y en lo importante de conocer cada una de las sociedades con las que convivimos. 

Muchos rumanos llevan más de 10 años viviendo en nuestro país, por ello ya lo sienten como su casa, muy aceptados por los nativos. Cristian reconoce de sus compatriotas han notado la gravedad de la situación de crisis, pero están cómodos, porque tienen buenos contratos de trabajo y en la escuela los niños se han adaptado muy bien. Estima de enorme importancia que los más pequeños se consideren españoles.

Muchas personas rumanas salen de su patria buscando un futuro mejor en España. Cualquier persona que abandona su estado para comenzar una nueva vida lejos de su hábitat, necesita un respaldo. La Iglesia y su comunidad ofrece ese primer apoyo que todos necesitamos al comenzar una nueva situación, dando la información necesaria y ayudándole a que forme parte de un grupo. Con el tiempo, muchos ciudadanos extranjeros terminan asentándose en el nuevo lugar, dejando sus orígenes como lugar de vacaciones.


Fuente: Portal del Sur