miércoles, 28 de mayo de 2014

La comunidad ortodoxa rusa de Barcelona (España) pide un solar para construir una iglesia


La parroquia ortodoxa de la Anunciación, en Vallcarca, se ha quedado pequeña para acoger a la comunidad ortodoxa rusa, que utiliza este local desde hace tres años. Es por eso que han solicitado al Ayuntamiento de Barcelona que les ceda un solar en el que construir un templo.

Según explica Serafín Pavlov, responsable de la comunidad religiosa, al diario La Vanguardia, a la celebración dominical asisten más de 300 personas, y en festividades señaladas como la Pascua no se cabe dentro. “La comunidad está formada por 1.500 personas que hablan ruso, no sólo rusos; pero a misa no vienen todos”, explica.

Los ortodoxos rusos necesitan un solar de al menos 1.500 metros cuadrados, de los cuales el templo, con las cúpulas de bulbo doradas típicas de la arquitectura religiosa moscovita, ocuparía 850. “Hace un año el Ayuntamiento nos dijo que sí, pero seguimos esperando”, dice Serafín Pavlov.

Tanto la embajada rusa en Madrid como el consulado ruso de Barcelona apoyan el proyecto porque, además del templo, el centro cultural prevé albergar aulas en las que se enseñará lengua y literatura rusas a los niños, y más adelante incluso una escuela reglada. “Es un problema generalizado; los padres trabajan todo el día y no tienen tiempo de enseñar la lengua a sus hijos, que van a la escuela catalana-explica Serafín-; por eso vamos a empezar estas clases gratuitas de ruso aquí en la Anunciación, pero hay poco espacio”.

En esta iglesia -propiedad del arzobispado de Barcelona, al que la parroquia ortodoxa abona un alquiler- se dan catequesis y clases de catalán y castellano, y se organiza la acción social y la asesoría. El edificio -incendiado en la Guerra Civil- llevaba cerrado cuarenta años cuando esta comunidad dependiente del Patriarcado de Moscú se trasladó.

Lo reformaron conforme a su tradición religiosa, con los iconos típicos del cristianismo ortodoxo. (El cristianismo se escindió entre ortodoxos y católicos tras el cisma de 1054, por disputas teológicas y políticas entre Roma y Constantinopla.) En la Anunciación hay culto diario, y los sábados y domingos es a las 9 y a las 18 horas, con liturgia en eslavón (eslavo eclesiástico, idioma litúrgico) y homilía en ruso. También tienen culto en castellano. Pese a sus planes de construir otra iglesia, no piensan dejar esta.

La feligresía está formada por rusos, ucranianos, moldavos y bielorrusos, “pueblos hermanos de la antigua Unión Soviética, hablamos de paz”, dice Pavlov. La comunidad -en la que hay serbios y búlgaros- trata de que la actual tensión entre Ucrania y Rusia no la afecte.


Fuente: Protestante Digital